Jesús Ademir Morales Rojas

 Inicio | Relatos | Poetas | Ensayo | Taller | Autor | Links

 

  Reflexiones sobre el twitter

Twitter y locura

Twitter: la realidad en 140 caracteres

Twitter: 10 obras maestras de la literatura

 Twitter y el pensamiento fragmentario

 

 Jesús Ademir Morales Rojas

 

@jesusademir

Velarde

Twitter y locura:

La cordura no es un estado mental, sino expresiones circunscritas a un cierto parámetro de manifestación. Twitter fomenta lo contrario: el medio es el que contiene lo expresado y libera así, el sentir del comunicante. Cada tweet es un filtro inverso por donde fluye la psique entera, libre y plural.

***

El valor de un tweet se mide por la intensidad de lo que no pudo ser contenido en 140 caracteres.

***

Genio y locura. Ésta última es expresividad desaforada, connatus de vida liberado a los cuatro vientos. El genio, por su parte, se explaya igual, pero conteniéndose a lo esencial y orientado a un preciso destinatario: el espectador idóneo. Tal y como lo sucede con un tweet.

***

Es imposible enviar un tweet vacío (escríbelo en menos de 140 caracteres hasta el infinito y nunca lo envíes por Twitter)

***

El arte de los esquizofrénicos se caracteriza por una obsesión en plasmar arquitecturas increíbles con trazos muy elementales. La estructura comunicacional generada por Twitter comparte esa misma particularidad, al estar construida con mensajes breves y continuos. Cada nuevo tweet despierta un poco más al oscuro artista- el otro yo- que todos llevamos dentro.

***

Silencio (la cordura nunca es perspicaz): en realidad nadie ha dicho nada, todo es solo re-tweet.

***

Un tweet no vale por la cantidad de personas a las que puede llegar, sino por la variedad de pensamientos y el deseo de comunicarse que su gestación propicia.

***

La verdad de lo real siempre llega cuando ya no hay espacio en un tweet para poder expresarla.

***

Nietzsche y Cioran suspiran resignados ante la vencedora ironía: Twitter les dio la razón.


Twitter: la realidad en 140 caracteres

El pulso de los días, la realidad latiente, se percibe en Twitter, la presión de lo social allí se percibe y contundente, se hace sentir.

***

Twitter evidencia que siempre se dice una palabra de más en todo y cada palabra tiene, en potencia, la capacidad de expresar mundos enteros.

***

Otrora la fe movía montañas. Actualmente, en los días del social media, no hay montaña ni dogma que no pueda caer ante los tweets suficientes.

***

La realidad entera puede ser condensada en 140 caracteres. El desafío siguiente es ir más allá de ellos, asomarse y comprender.

***

Twitter como paraíso de los aforistas: algún día Cioran despertará y el timeline de lo real se difuminará en sus recuerdos recobrados.

***

Twitter y marketing. Razón extra para incordiarse con  los vendedores de la vieja escuela: un producto vale más entre menos se habla de él.

***

Internet  cautivado se mueve hacia lo portátil, en silente y no confesado homenaje  a la red social que seduce con su brevedad y ligereza.

***

Decirlo todo siempre es aburrido, decir lo más importante cada vez que se necesita es mucho más valioso y no precisa más que un tweet.

***

Twitter vale por los enlaces que allí se comparten: no hay texto que pueda ser el definitivo, siempre hay algo más para leer y pensar.

***

Re-tweets: libres ecos que hacen perceptible la profundidad del espacio donde se despliegan, siempre expresando diferente un mismo mensaje.

***

En Tweeter  no se precisa  captar todos los mensajes, sino el ritmo en el que se despliegan unos cuantos y los alcances de su reverberación.

***

Bill Gates y la ironía de la vida cuando se presentó en Twitter: quien ha querido abarcar tanto pudo expresarse sin más, en 140 caracteres.

***

Las mejores ideas, las más productivas y originales, son aquellas que pueden ser expresadas y comprendidas con tan solo un tweet.


 Twitter: 10 obras maestras de la literatura

 “Vine a Comala buscando a mi padre Pedro Páramo”, pero las piedras no le respondieron a los ecos, en el olvido y el silencio. Susana sueña

Pedro Páramo, Juan Rulfo

***

“Ser o no ser” le dijo el Rey a Hamlet en el espejo, antes beber el veneno. Elsinor arde, Ofelia fluye

Hamlet, William Shakespeare

***

“Años después, en su fusilamiento,  Aureliano había de recordar cuando su padre lo llevó a conocer el hielo.” Comenzó de nuevo Melquiades

Cien Años de Soledad, Gabriel García Márquez

***

En un lugar de la Mancha, la Triste Figura del Caballero se despidió de Alonso y sin Sancho, partió a sus aventuras. Dulcinea siempre esperó

Don Quijote de la Mancha, Miguel de Cervantes Saavedra

***

Frente a la Trinidad, Dante recordó su tránsito por el Purgatorio y el Infierno. Virgilio en la distancia. Beatriz más allá

La Divina Comedia, Dante Alighieri

***

Raskolnikov huyó. Indeciso, deambuló en la ciudad vacía. Al final, recordó la mirada de Sonia. Tiró el arma homicida y se entregó

Crimen y castigo, Fedor Dostoyevsky

***

Aquiles acabó con Héctor, Grecia con Troya, Helena volvió con Melenao. Y entonces los dioses, aburridos, inventaron su propia odisea

La Iliada, Homero

***

Samsa, tras una noche agitada, despertó convertido en un insecto. Luego emprendió el vuelo, olvidando para siempre la pesadilla de Gregorio

La Metamorfosis, Kafka

***

En medio del aquelarre, el Homúnculo y Margarita inventaron a Fausto, entre cómplices risas. Mefistófeles los escucha, medita y aguarda.

Fausto, Johann Wolfgang von Goethe

***

“En el principio era el Verbo” repitió cansino el Espíritu y las aguas vacías se agitaron en un breve apocalipsis que nadie miró jamás.

Génesis, La Biblia


 Twitter y el pensamiento fragmentario

Un tweet y luego otro. En breve ha transcurrido una hora, pero dispersa en una miríada de sentidos compartidos. Twitter nos libera del tiempo, lo esparce. Igual se pierde pero, en cierto modo nos deja fuera de su estéril sujeción, en la vivencia expresiva de su fugacidad.

***

La vida y el primer tweet comparten una imposibilidad gestadora. Leer todos los tweets hasta el final nos arroja a un silencioso final que se comprende del todo aunque no se enuncie ya nada.

***

Cualquier mensaje enviado por Twitter transmite, con la condición de que lleve en sí tanta intencionalidad como la vivencia que lo motivó.

***

Escribir cada tweet como si fuera el libro de una vida y comunicar el entero existir con la cordial ligereza de 140 caracteres.

***

Ver pasar las horas es vano, pero compartir esa compartir esa experiencia en Twitter es más valioso que una vida fatua consumida en la soledad.

***

Las frases se extravían en el silencio que las segmenta, cuando solo se dicen. En Twitter, en cambio, los mensajes fluyen, vinculados por la intención que los hizo brotar.

***

Un tweet no satisface por sí solo, su autentica valía se concentra en el deseo que lo antecede y la trascendencia comunicativa que lo prolonga en cada retweet.

***

Para que hablar de más si 140 caracteres bastan para por lo menos entendernos.

***

De lo que no se puede hablar se debe callar o comunicarse por Twitter: humana trasgresión por todos comprensible.

***

En Twitter todo se dice y en la red realmente no hay nadie… (el texto de cada mensaje es elocuente: para comunicar basta y sobra)

 

 

 Copyright © Jesús Ademir Morales Rojas. Todos los derechos reservados.

 


 Inicio | Relatos | Poetas | Ensayo | Taller | Autor | Links

 

 Contador de visitas para blog

*

 

 


 


Escritor mexicano


Jesús Ademir Morales Rojas nació en la Ciudad de México en 1973. Cursó estudios de Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Además, es diplomado en Historia del Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana y en Museología (mención honorífica) por parte del Museo del Carmen, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Ha colaborado en diversas publicaciones literarias virtuales como Crítica, Destiempos, AXXÓN y Literatura Virtual.

Ha participado en varias redes de blogs orientadas a la cultura y la educación. Actualmente forma parte del equipo de redactores de la red Hoyreka!" y del proyecto de creación de contenidos Coguan, cuyo fundador y Director General es el Dr. Carlos Bravo.

Jesús Ademir es administrador de redes sociales y gestiona cuentas de los blogs Hoyreka y es el responsable del área de social media en la firma TratoHecho.com

Comuníquese con el autor:

Otras colaboraciones suyas incluyen la redacción de artículos para la productora argentina especializada en contenidos online Bee!

 


Visite los trabajos de Ademir en Literatura Virtual


 

Ademir convoca imágenes reflejadas en espejos infinitos en la serie de narraciones reunidas bajo el título Hipnerotomaqia. Surgen ahí personajes, fantasmas y monstruos cotidianos para protagonizar sueños interminables donde cambian de aspecto, tanto como las palabras del narrador que las retuerce hasta sacar nuevos significados de los signos convencionales.

Todos los que han soñado saben que la percepción se altera para mostrar realidades imposibles. Los tiempos se confunden y el futuro deja de ser consecuencia del pasado. Hay un orden propuesto por el autor, para adentrarse en estas ocho lecturas, aunque bien sepa que es imposible establecer normas que precisen una estrategia de lectura.

Así que invito al amable lector a conocer cualquiera de las partes que integran esta obra.

 José Luis Velarde

Hipnerotomaquia